lunes, 10 de diciembre de 2012

Chagall me mira desde un cuadro


Abro fotos. Sale imposible
Apunto en el retrovisor.
Me las tapa la imagen de un coche
Paso delante de un bar verde.
Parecen irlandeses
Ríen mar nostalgia
Vuelve a sonar imposible
Al fondo en tv una peliroja habla de amor
Cintura pequeña cinturon ancho marrón del siglo pasado
Curioso, rodillas ocultas
He llenado el sillón de palabras papelitos
A ver qué dedos las juntan
Sale otra vez un letrero imposible
En una biblioteca, un niño pretende leer. (No llegará a dos años.)
Pobre chico. Si supiera lo que contienen los libros y de donde vienen. Para cuando lo sepa ya habrá aprendido demasiado.
Paso delante de una exposición de pintura de un autor famoso que desconozco
Me siento en un banco público y un tal no sé quien me cuenta su vida. Los dos esperamos. Él, el autobus. Yo, mis piernas.
Creo que el avión se ha equivocado y ha aterrizado en una ciudad que no es la mía
Esta iglesia no la reconozco. Tiene un balcón
Sube una mujer con vestido amarillo
Chagall me mira desde un cuadro