miércoles, 5 de diciembre de 2012

Los relojes nunca se despiertan


Tweets del 21 de noviembre 2012


Y aún oyes la sal de la tierra
Deja que se pase el día como aquellos días infelices
Tampoco es invierno ni levadura del tiempo
Ni los nervios son de acero, como dicen, metáfora dura

Porque en un rincón de los sueños tengo un letargo
En un lugar de la lluvia encontré silencios
En un lugar del fuego
Estuviste en el sueño de un loco caballo

Micro-conocidos somos. Micro como nuestras palabras
Cuando te pienso como dos direcciones me haces recuerdo partiendo
A ti fabulosa pienso
Parvularia distancia que no sabes de amor nada
Tu pasión sobrecogida te creo
La noche fuerte te toma ahora aperitivo nocturno fuerte noche sobre la que vi un labio levemente levantado sobre tu boquita boca
Saber estar aquí a escondidas tú el otro lado de la pantalla sonríes al leer esto sonrío porque te adivino tonto yo que te amo através de un hilo

Creo más en ti que en la seriedad de la piedra
Tengo un espacio abierto entre tu pecho y mi pecho
Te vadeo por la orillita por la orillita
A veces rujo como un dragón chino de papel
En el silencio de una catedral te quiero
Una herida como una patria del dolor que no se borra

El viento es un reptil demasiado lleno de aire
No olvides que cuando me tumbas sobre una alfombra me convierto en mágico
Ahora que estamos en la duda pónte encima de mis hombros y vamos a viajar

Párpados clandestinos de mis sombras
Creo que tienes de vegetal el corazón
Préstame tu camisa a cuadros. Después estudiamos

Voy a arrastrar un poquito el suelo de la calle; a ver si me hago con el asfalto un pequeño jardín

Olvidaba que el silencio es tu cuerpo
En el pliegue de tu origen me implanto
Estoy a un dedito del olvido
Amor, tomemos un atajo antes de poner el modo costumbre, muramos de amor
También hemos estado aquí, en el parque de los pájaros, donde nuestra intimidad despertó
Son tuyos los prodigios y una sombra