viernes, 2 de noviembre de 2012

Y sin embargo sentí un pájaro de dolor sin alas


Tweets del 22 de octubre 2012


La noche improvisa algo que le viene de ella
ha encontrado a su madre
Parece noche que huye
parece noche

Es preciso contar
quien tuvo el pañuelo
o la savia o el pelo
Quien tuvo melancolía
de cuello largo
Quién no entró a veces en el pasado
Quién no rugió de pena
Quién no cae de vez en cuando en la sombra

Cuándo fue la última vez que soportamos el caos
Suda aceite con su lengua pegajosa
Pasa frío de portón y de lamida
Aire fresco de pañuelo, piernas largas, serpiente
Viene sin lugar
y sin embargo encendida
Y sin embargo sentí un pájaro de dolor sin alas

A veces sueño con tus cuadernos
con tu firma vieja
con ese amor mío que empezaba
con tus redondas palabras
Sacabas jugo a cuatro letras para decirme te amo
de tinta reteñida
sueños viejos
retoman negando
Por debajo del papel de madera
una casa, tu mesa
Por encima, toda tuya y un jardín

Eucaliptos fríen silencios
dejado entre tus piernas
como vaso sobre mesa
eucalipto olor

Entraron los cabos a trenzar tu pelo
un día de guerra
de silla sentada
en la tierra de la puerta de tu casa

Estaba entornada la puerta y el aire
un suspiro sacaron de tu boca
una rama de tu alma cayó

A olor de naufragio y cuchillo
a pierna rajada
gritos de tierra y patio
y baba

Adónde fue la ráfaga de tu pelo
adónde fue tu carne aquella noche de miedo