martes, 6 de noviembre de 2012

Detrás de la vidriera rota de tu boca me has dejado como un monje



Tweets del 26 de octubre 2012


A la derecha del olvido se ha abierto un desierto
Moribunda saliva
Hoy me ha hecho daño un abandono
Pero no te cebes
que abandonar es fácil
Hoy sufriré por ti
Ya no estás oculta sentada
Pobre de mí, ignorante
bajo tu saliva moribundo
Estoy palpita
Así de silencio
Arráncame la piel aunque sea en sueños
Al final del corazón en la puerta de la izquierda
Quién te dijo que no te visito para aplacar mi angustia
Brilla tu pecho bajo el foco de mis ojos
Cámbiame al lado de tu olor
Sobre tu semblante mi abismo
Embrujada, paraiso, te culmino
Brillas segura, aurora, desvistiéndote
Todo lo recuerdo sin tiempo
Enterrarme como árbol
De sombra cae la noche
Labios de tierra
Supongamos que no se llaman ojos
Alegre hora de ti de mí
A ti a mí nos sorprendió el desorden
La tristeza a mitad infinita
De agua quedé
Supongamos puertas con signos bajo el agua
Quedaran de la noche las órbitas
En tus labios encontré sombras chinescas
Con amor me encierras al revés
El sello de la avidez
Los recuerdos se van a ver las ondas de los árboles
Hasta lo enterrado me llama
Es solo para sujetar el tiempo
Tiempo para aprender otro sueño vagabundo
La noche se fue haciendo aguas
Pareces mi borde
Los límites explotan al nacer el instante
Empecé el amor en las líneas de tus manos
Contengo tu cuerpo como una memoria viva
Las manos sufren de memoria vieja como calles
Por las calles andan los celos con el amor de la mano
En amor tengo un continente de plumas
Para vivir tengo tus párpados
Ojos amor de sangre viento viaje
En qué momento estamos en los rincones de la vida
Creí morir a primera vista
Nos come a repetición la estancia
Me creas cuando me miras
Miro al vacío de la sangre
Miro al rocío de tu boca
Quien no te amó no tiene cuerpo
Me has dejado con me dices
Ven a mí que tengo para ti un futuro conservado
Tú, mi amor, juntamos lo vivido
Porque amor somos en este siglo por tu boca por mi boca
Y ahora, en este instante sublime, préstame tu boca