viernes, 9 de noviembre de 2012

Las manos de un laberinto



Mente peligrosa tiene la mariposa que con un día de vuelo se lanza al viento y a la rosa


Tweets del 29 octubre 2012


Antes de viento con el pelo mojado
quería tu cuerpo desnudar mis ojos
La noche volcada sobre la sombra de nuestros cuerpos
Miraba el tiempo
como en un principio cuando todo era esperanza
cuando aún éramos flores
Tu tallo me hiere como una mirada sola
Labios lentos de silencio
Espacio prisionero de la penumbra
Eres de sabor lento mi aroma
Eres de navega y oído
Sueño cruzado
Suave sudor a tu piel loca
Contemplo el tacto de la tristeza vuelo
Tu olor presentido en mis latitudes
Has reducido todo el silencio
Va la tristeza sin aire ni olor
más muda que un hospital
al límite de la vena rota
Abandono náufrago sin límites
Abandonado del silencio
residuo
Como temor tacto
como carne de sangre rota
como flor derriba
al límite de lo blanco corre
Al igual que el hombre presiento
la caída
en tus manos el salvamento
Recuerdo una vez a niebla
Efímera como algo fino
Derribada presiente el encuentro
A última hora en aquella calle me poso
Recuerdo final desnudo
Como un puerto ávido de niebla eleva estatuas de marineros
Pronuncio tu nombre sílaba a sílaba, con tu boca en mi boca, de ese amor que no se olvida, resurrección

De pies a cabeza te nombro
atónito de ti mi salvación
Te hablo y permaneces
Te amo en el chasquido del mundo
Me turbo incomparable
Me abro de manos y boca
Tu nariz junta a la mía junta
Tu olor a mi olor huelo
Se abre un cuchillo de dolor
que en la carne empieza
Esto es amor entre tu espalda y mi vientre suspendido
entre tu pelo y mi boca
tu nuca reina
suplicio de mis noches
Me viene tu cuello a la memoria
que nadie sabe que en él he dormido
Me vino tu día pleno por el borde de tu pelo
Arde mi boca por el filo de tu espalda
En tus labios hice un mundo
En el oleaje, sábanas y almohada
en el olor a sueño
en tu mano te recojo

Y así hablo de ti ausente
Óleo de trozos de palabras
Te invoco como al que me hace pregunta
Arca de paloma
Hora de hora de hora
Estupor para el juicio
en el tiempo petrificado del recuerdo
me toca besarte
Si solo gimes te añoro
El amor es tres fresas en una copa de champán
se trata de meter el dedo y mojarlo
luego llueve
rojo
granitos de fresa
Un amor loco de piña y uva
Donde no hay palabras en el amor nada queda
Eran las cinco de la tarde de agua corriente
Las manos de un laberinto
Me he arrancado el cadáver que llevaba dentro
Pensar en ti es pensar extremo
Y todo viene ahora como mirada
Te palpo la boca
Te palpo el silencio
Un limón verde para limpiarte la boca
Hago manos con tus fotos
De la perduración
bajo la sombra de un reloj que está muriendo
He aquí el tiempo, decía mi amigo, y lo conoció
Nombres por todas las casas nos dan arrebatos
alegres

No me hagas pérdida de manos
ni canciones para ellas
tengo tus dedos sobre mis dedos
no quedaríamos en los brazos

Tu zona loca
palabra
que digo palabra que lo hace

Sal convertida en piedra
Hablo de paredes
Llegué. Me senté sobre una tumba y observé el mundo
Ramos de paraguas cubrían el granito
El miedo de lo descosido me hace flauta troceada
Fumad el diccionario
Quien se vuelve sensato pierde el a-siento
Aulla. Que aún es hora
Ya me he fumado la página A. Y sabía a letra
La B me la fumo porque contiene la palabra burro (diría mi amigo  Allen)
La C porque no tiene cabeza
Las páginas D son depresivas; mejor no fumarlas
Además, soy un error
Mente peligrosa tiene la mariposa que con un día de vuelo se lanza al viento y a la rosa