jueves, 8 de noviembre de 2012

A dos pulsos, a doble sueño, a un solo amor nuestro


Tweets del 28 octubre 2012


Los puentes se acaban cuando nadie los cruza
El alma empuja siempre a la carne que le molesta para hacerse sitio
Al padecer tus senos he roto con el olvido
Cuántas veces derramada
Cuánto padecer me has roto
Que la vida te lleva lejos de mí sin respuesta
Ciérrame la lluvia de este labio espeso
Llámame por dentro. Enciérrate en mí a cal y canto
Lo que se desata viene con espinas
Me agarro a tu sed que de noche me llena
Cuando hablo de tu vientre, vida y muerte
Tengo temor a la voz de tu sueño
Te levantas garganta destrozada
Entre tu cuerpo ahogado y el mío
Cuando posas tu cabeza mi piel se levanta ojos nuevos
Navegamos en tu espejo para destruir el olvido
Enemiga perdida crueldad de boca
Tómate mi rostro desplomado en un estanque
No importa si no me amas pero naufraga dentro desengañada
Porque vienes inmersa en tu permanencia
Por los orígenes del sueño
Cae mi mano sobre tu sábana
Mas el mundo renace con la sencillez del fuego
Inmerso sueño en la voz que desciende. Herida
Ola de cuerpo desnudo
Ahogada en el amanecer
Lamento tu cuerpo desbordado
Como algo que se repite en la armonía de tu origen
Con el cuerpo a trozos la soledad se adormece
Hablando con un cuadro sujeto a la pared
Entonces Saturno nos toma como fruta en su sueño
Materia sensitiva y triste cierra la puerta a la inocencia
Nacida de tu oído y humo vengo a ti buscando consistencia
Para ti yo sería un olvido si no te hubiese amado
Todos los espejos parecen aburridos y serios porque cuadrados lisos planos cortados; pero los he visto reír, llorar y hasta cortarse
Atención que viene con todo su cuerpo desnuda y su sombra
Un adiós para las aves
A dos pulsos, a doble sueño, a un solo amor nuestro
A la memoria perdida. A la aventura del agua. Así brinda al nacer
Me prolongas derramándote

En este monólogo de la vida ella habla sola

He perdido un diálogo entre dos que no existen
No me ama tu silencio. Pregúntale por qué
Un sueño perdido va creando por la calle Pesadillas
Y si un peligro se acerca, te toma la última palabra, decide mortalmente como el viento sopla
El milenio es silencio. El anterior aullidos
Somos dignos adversarios quitándonos máscaras
El mal no necesita ser redicho : se le entiende a la primera palabra
Recuérdame siempre fundida
Es absolutamente cierto que nunca pienso ni dudo
Y cuando descienda implacable el fuego sobre la ceniza pasaremos juntos a la metamorfosis
Me pongo tu belleza en los labios. La perfilo con barra tierna. Me crecen en busca del amor. Te sonríen en el espejo
Antes de que el viento disuelva los nudos de soga de vida y se nos caigan por debajo de la ropa, antes, ven amor, y, amárrame

Quiero que me enseñes a temblar