miércoles, 7 de noviembre de 2012

Por debajo de las puertas se cuelan las malvas

Tweets del 27 octubre 2012


Celos de amor en las caricias
Amor en nuestras plumas
Para vivir, tus párpados
Y tus ojos de sangre, viento y viaje, en aquel momento
En los rincones de tus manos. En el sabor de tu cabello
En tus rincones salvajes hacemos el amor
Si tuviera tus manos las recorrería hasta tu cabello
Tu amor me encarna en lo vivido
El amor tiene sus propias líneas de escape
Tengo de tu amor futuro los ojos inundados
Todo recuerdo tiene un tiempo lejano guardado
Para qué me besas si luego no te acuerdas
Construyo un puente ovalado para que pase la luz
Empezar la condena del deseo
Agua somos sin límite
agua torpe de dolor
Siento un dolor en la palabra
Como corre la mirada perdida; como corre
Ahora te entrego mis preguntas
Al revés de las alas
En cara de la imperfecta belleza sublime
Tú como refugio de mi larga condena
Perdido en el noctámbulo espectro de tus manos
Todo recuerdo me hace vida entera
A esta exacta distancia; quédate
A empezar. A ese día de todos los castillos
Fluyen los labios y se creen de carne
A tirar sombras por las ventanas
En las puertas de tus ojos soy todo ojos y puertas
Ahora corro por las calles buscándote
El amor tiene alas negras por la noche
Nacida de una tempestad grave espíritu muriendo
Ansioso, te reconozco, me suenas a rumor
A veces, el cielo sueña con un destino apresurado
Que solo sea el reino de la vida
Estos son los muros de la sombra que cubren la vida
Este es el abandono y suficiencia
Así como un diálogo de piedra
En esa profundidad a contraluz del goce
Y aquel que se interna en los fiebrosos sueños
Al contrario que las cavernas estoy lleno de luz
Aquí abajo me veo innumerable
como un grillo
Y heme aquí parado ante una tempestad parada en un bolsillo
Por debajo de las puertas se cuelan las malvas
Todo empezó con un resfriado, tu nariz roja, un estornudo, mi pañuelo de papel, y una broma
Para nacer estamos
Oh rumor transparente, me has quemado
Un brote de rostro
Madie tuvo una maldición elocuente
Bajo tus gafas de sol y una playa, sol, tus ojos ocultos, belleza, tierna, como inocencia, y un deseo ardiente
En un principio fue el lenguaje y su séquito. Mírame que aún no me has visto
Mi destino está sentado a mi derecha; por eso no me preocupa
Y sin embargo siempre es mayo
Ella acudirá a beber las raíces
Yo abriré todo sangrante la fecundidad
Me tomaré tu íntima locura
Decirle la verdad al ojo, la mentira al oído
Los recuerdos se endurecen como el pan, ya verás
Y ella en lo alto del bosque pensando
Un pájaro en vuelo se llenó de desierto
También quisieron exterminar a las palabras. Y nos dejaron a todos mudos
Te dejo un gran sueño para incubar en las entrañas
Hiciste un agujero en mi realidad por el cual me mirabas
A ella la llaman herida