jueves, 30 de abril de 2015

Del lado del maullido


Ahora hacemos lunas nuevas. Y se miran y escuchan la noche.
Y me hablas bajito con tus ojos negros. En nuestras bahías bulliciosas
-ahora, del lado del maullido-, con el placer nocturno en nuestros orgasmos inauditos,
en los pliegues de nuestro cuerpo, en el dejarse la noche seca, vaciábamos las paredes de su sentido de muros, volábamos por encima de las fuerzas del futuro.