jueves, 16 de abril de 2015

Escucha este nudo de nuestra lengua


Desde siempre desconocemos el misterio. Su razón solo la veo en tus ojos; su trama me enseñas. ¡Desconocemos el misterio, amiga! Amiga te digo; y me sonríes. ¿No? ¿No eres, mi amor, mi amiga? Y me sonríes. ¡Escucha! Escucha este crudo griterío; escucha cómo crujen las curvas de los días, cómo mi ventana es tu ventana a pesar de la distancia. Escucha este nudo de nuestra lengua, esta burbuja de cristal de nuestros labios, esta, sin duda, belleza y su misterio.