lunes, 20 de abril de 2015

Ven, mi amor, con tu mirada de pasos


Y después de dejarte de mirar se apaga el mundo. Se detuvieron los olores, los poros de mi piel se cerraron, y en el alma perdido. Ven, mi amor, aquí afuera; ven con tu aguja e hilo. Ven con tu nuca y tu cabello... y con tu ojo preso. Ven con tu mirada de pasos, con tu huella, con tu pecho. Ven a este interior abandonado, a este latido extraño.