jueves, 6 de junio de 2013

Bailan incansables en la habitación las olas


en mi pecho tengo una sensación doblada
como un paquete bien envuelto con olor a barco
antes de abrirlo las rodillas se me doblan
es mi sueño dentro infinito
nace una visión de días viejos ocupados
sale una ola, y un vuelo de gaviota
de este sueño se me mojan las manos
y el suelo mar
topa contra la pared el oleaje
vuelve sobre mis pies hasta la otra orilla
se encuentra con la pared seca
la moja y vuelve
bailan incansables en la habitación las olas
solo falta la Luna llegando
pone sus manos sobre el filo de la ventana
sonríe casi llorando
un reflejo se le cae como lágrima
sobre el agua que sigue nadando

.                                                      ****