miércoles, 4 de febrero de 2015

Nadie quiere un te amo solitario


Nadie quiere un te amo solitario, único, con mirada triste. Nadie sabe que te amo; ni los perros abandonados, ni las alas tristes. Soy el único que te abre; lo sabes. Somos los frutos enamorados de la tierra, finos como el aire. Nos abrimos la noche, ella: canto que se escapa.

.                                                                    ****