viernes, 13 de febrero de 2015

Cuando por la distancia libre de desamor y muerte veo tus secretos


Cuando por la distancia libre de desamor y muerte veo tus secretos, aunque no lo creas, y veo tu corazón dormido sin saber que existo, entonces me hago un lecho en el cierre de tus ojos y vivo. Creas o no lo creas, vivo. Vivo en ti como un recuerdo ansiado: allí donde viene tu nombre, allí despierto. Allí me muevo cerrado como un recuerdo, limpia pesadilla: tal vez, sueño. Allí despierto; ¿y sabes? también te amo con los ojos cerrados del sueño.

.                                                                       ****