jueves, 5 de febrero de 2015

La noche es lila... y conjuro; cese.


Ignorados abrimos la noche, esta noche, y una noche cualquiera. Abrimos al mundo nuestros cuerpos, nuestra sangre. Y este vuelo de nuestras manos toma nombre; se escapa de nuestras manos y vuelve. Son hilos de mariposa; profundas alas, paisaje; perfume de tu boca. Llegas profunda: a veces destino. Llegas, te quedas presa de mis labios jocosos. Involuntaria e invisible circunstancia. Ternura suprema, jugando: mi infinito presente, mi don de los sentidos, la visión del abismo nos hace volar hasta que se vacían todos los miedos. La noche es lila... y conjuro; cese.

.                                                                      ****