sábado, 27 de junio de 2015

Y mis gritos hacen puente


Juegas con mi tristeza y me dejas rodeado por la gravedad del sufrimiento. Entonces le pongo labios a tu ausencia. Entonces se me complican las manos. Y me dices que tú también entiendes de olvidos, que perdiste las fuerzas, que tuviste Lunas negras. Fuimos imposibles que al amor escapan, que se desconocen, que ya no se hablan. Fuimos ciegos con demasiadas bocas, en las vías del llanto, en los topes del tiempo. Y ahora es tiempo de llorar en el llanto oscuro, en los apartes. Tengo tatuada tu presencia bajo las preguntas que me hiciste. Y mis gritos hacen puente sobre las aguas de tu indiferencia.