martes, 16 de junio de 2015

Y en tus ojos veo lamentos muertos



Y en tus ojos veo lamentos muertos. En tu cabello como un patio nuestras manos al viento. Entre las cosas desnudas... tu poderosa boca. Entre los gritos de tu cama, escucha como ahora te beso. Se nos rompe la sangre con los ojos cerrados, con sus lágrimas cortadas, con sus besos ciegos. Nos viene el viento a la boca, el tuétano de la distancia, la sombra del espejo de el haberte ido. Se hizo un bosque en algún lugar oculto. Se nos viene un sueño limpio, un morir juntos, un amarnos como regalo. Unos besos sueltos en las manos en esta noche incurable.