jueves, 4 de junio de 2015

Perteneces al dolor disidente


Evidente, tú, como la lluvia. Evidente y manifiesta. Lluvia desorientada, bajo el invierno de un naranjo. Para verte tormenta. Eres agua fuerte que calla, pez fugaz del aire, destello. Como un tiempo que tarda troceando la espera, me fuiste construyendo alrededor de la muerte, dueña de las turbulencias. Perteneces al dolor, a ese dolor disidente, a ese goulag de los cuerpos muertos.