miércoles, 10 de junio de 2015

Allí, somos dolor y sorpresa.



Y en nuestra parte de amor y miedo se pierde el mundo, el amor y la tristeza. O bien el amor es ausencia y las palabras constancia... ambos como agua vuelven al círculo del universo; son dos gatos intrusos que se tocan. Muerden de nuestros cuerpos la huella, toman al viento como cuerpo, hacen tramas de travesías. Son dos puertos que en el mar hacen marcas; allí, somos dolor y sorpresa.