viernes, 26 de junio de 2015

Resbala la mirada por la curva del espacio


Voy a hacerte a fuego lento... en la oscuridad de las cuevas, en el llover de las paredes, en el grito de las piedras. Mientras tanto tendremos que vivir en las sombras. Teníamos dos pasillos estrangulándonos la boca. Y ahora te miro a la velocidad de la mirada. ¡Ay, distancia, de mí dispones con la memoria desnuda de los ojos! Resbala la mirada por la curva del espacio como una abeja picoteando el cuerpo a una velocidad uniforme. Entonces el viento se ralentiza sobre sus alas, toma el néctar de la distancia. Y, con su gravedad, mi tristeza  juega a rodearme de miedo.