sábado, 8 de noviembre de 2014

Yo a tu lado no soy mejilla segura


El truco luminoso está en tu amor absoluto. Aunque caiga yo como un  puente dorado, sobre ti premeditada. Porque el amor pierde los dedos al tiempo que me trae tu boca. Sí, el amor, ese riachuelo, que borra las huellas del tiempo, se pierde en sus formas desfiguradas. Tráeme de tu boca ese riachuelo, ese vis a vis del encuentro de tu mejilla con mi cara. Yo a tu lado no soy mejilla segura frente a tus besos resbaladizos. Siento tu calor como un fuego que recorre mi boca. Porque ya sabes que en ti nunca siento dolor. Aunque a veces eres como un oleaje infinito, enorme como mis sueños. Pesa sin ti el amor como ríos desconocidos que son en mi cabeza tus brazos. Ahora recuerdo que te esperaba como un saqueo. Vuelves de mar como un amago de irte. Te sientes alejada como la hoja de la copa de un árbol. Y las hojas se esconden siempre ante la brisa. Y yo descubro tu cultivo como un fermento, para verte siempre en mis derrotas borradas.

.                                                                  ****