miércoles, 5 de noviembre de 2014

Y yo mientras a tu lado rompo el absoluto



Son las seis de la tarde y tengo tu ausencia en un margen tuyo, en ese margen que hace del mundo un agujero. Son las seis y no voy a dejar de quererte porque ahora estés en brazos de otro. Te palpo como el que no tiene nada, aquí, incrustada en la pérdida. Tengo ausencia como para llenar el amor que me falta. Y en esta rebeldía de los celos tengo un sentimiento oculto como una piedra. A la corriente de los hechos me remito.
No estás en éstas horas de tus calles. No estás y en mi cuerpo se hacen remolinos. Se abre, amor, todas las noches, mientras tu tienes el sabor de otros labios. Tengo otro amanecer en mi pecho con esa tibia tristeza que me mata. ¿Conocerá esta tristeza tu amante? ¿Te llamará por las noches a escondidas debajo de la almohada? ¿Le dirás: ahora no puedo? Y yo mientras a tu lado rompo el absoluto.

.                                                            ****