jueves, 27 de noviembre de 2014

Omito


Ofendido; resulta que él está ofendido porque la vida es triste.
Digo: ¡ay!, que desde ayer ya pesa el pasado. Al primer asalto de las horas, las horas ya se han ido. Desde mañana prometo no envolver más lo que se derrite; entre otras cosas, por ejemplo, las lágrimas. Omito pues; lo que creía lo omito.

.                                                                        ****