domingo, 2 de noviembre de 2014

Tomaría a la memoria como ausente



Tomaría a la memoria como ausente, a la estancia como orilla, al error como a mí mismo, a la sed como pregunta, al tener como a tu ausencia, al amor como lo que se esconde, a las respuestas como al vacío, a la ternura como al cobre, a las palabras cubiertas de bocas, a los ojos de amor como si lo tuviera, a las  garras de las caricias, al hoy como un día cualquiera, digo, tomaría al alma desesperada como a un amor confuso, a la sonrisa como pena, al corazón como a un búho eterno, a las palabras como a los ojos de la noche, a la presencia como a un naufragio, a lo lento como lo vivido, a las salidas del mar y del tiempo, a un de vez en cuando el dolor, a ese tiempo que cantas, a las paradas del recuerdo, a los sin avisos, al vino, a la parra, a tu pecho, tomaría el empezar sobre el borde del agua, a los recuerdos lentos, al vayamos ahogados, a los aprendizajes de tu lengua,  a las alas escandalosas, a las palabras impronunciables, a lo que fue, al vuelo del baile, a la mirada del espejo, al cristal de una línea, a la luz clara del frío, a la fugacidad del instante, a la orden de la muerte, al devorar lento, a ...

.                                                               ****