domingo, 14 de octubre de 2012

Sobre la genialidad de la curva que se busca a sí misma


Tweets del 1 octubre 2012


Para guardar en tu cuello esas horas tristes
Recien despertado: luz de noche inútil

Solo son para tus dedos las horas contadas
Para siempre tiempo para guardar
Siempre imagino el amor en tu boca

Una mujer y un hombre solo son tú y yo; y basta
Guárdame en ti por este día
¿Te he dicho que todo el amor está en tu boca?
Vamos a guardarnos entre horas de sueño, entre brazos, boca con boca, más el aliento, un roce, una ternura, estremecidos, mirada con mirada


Sentido amputado entre los sentidos
Carne sobrante para los perros
Sopa de acentos
Pasada por tijeras

Recuerdo.
Recuerdo un recuerdo como un decir
¿Qué significa recordar con la voluntad del olvido?

Destrúyeme negro como el siglo pasado

Cuando yo era ayer y tú no existías, en ese lugar, en ese ayer, hubo un tal vacío sin nombre
Lo digo para ti, a tu gloria, aunque seamos ambos desconocidos
Y es de olvidar aquello que dura un instante de ternura

En el mundo intemporal no todo es oscuro
Es que el agua se encuentra renovada con derecho a la frescura
Nadie soy yo (ni yo mismo)
Tan rechazado reloj; se me clavan tus agujas

Te tomo, mi creadora
Compuesto de sangre fría, de angustia, y, helado
Ampárame en tu abrazo
Ponme fuego o terror a buena hora
En esa hora arde todo el tiempo
Arde lo que sabemos en añicos
No sabes lo que me da calor
Para enunciarte, a ti mujer, no puedo con estas palabras
De lo dicho nos queda la palabra
Esa hora de ti, mujer, me anuncia
Huele a ceniza cruda
Estoy leyendo; depón la boca