miércoles, 13 de marzo de 2013

Y de repente el vértigo de las torres


Ya sé como estás sujeta y convertida
¿Quién estremeció los peldaños de la escaleras de tu casa
sino yo
por todas las noches que subí a espiarte
detrás de tu puerta?
¿Quién no?
Y de repente el vértigo de las torres
amenaza entre planta y planta.
Unos pies nocturnos insospechados
siguen la pista de tu cama
tras la puerta tumbada
y yo hice sueños del otro lado.

****