miércoles, 13 de marzo de 2013

Se ahorcó con una sílaba


Porque duele,
tanto,
(coma, espacio y pausa)
Duermo como el que se emborracha,
ahora
en este tiempo de desespero.
Porque duele
a veces me callo por larga temporada.

Masticarás tinta,
tú, este del teclado.
Chorrean teclas
fundidas
por la imposibilidad del relato.

Equivocado, equivocación del relato,
Toma mi mano y ve.
Tomo tu mano, yo el error,
y voy a llevarte entre tu multitud.

Mi multitud desvaría
en la simpleza de un haiku.

Ya quisiera yo ser simple como una sílaba,
sin darme rodeos.
Ya quisieras ser, tú, letra;
muda y callada.
Letra sin tropiezo,
¡fluye!
Letra, mi enemigo.

****