lunes, 16 de julio de 2012

Metáfora, alegoría, sinécdoque, litote, hipérbole de mí


Tweets del 4 julio 2012


Mañana clara como un abrazo
Navega tu ropa por efecto del agua que el río siempre vela por el frescor de tu cuerpo
Sobre un foso, a la orilla de un muro, conoció amor y muerte
Con el pico cerrado y en apuro miras extraña el resultado de la noche
Trepa que trepa por la cuerda del campanario hasta llegar a la campana. Mete su cabeza y la toma como sombrero
Tu cariño disloca las articulaciones de mi alma
En tu olvido me hago locura
Hoy soy hija del furor amoroso
Es tan bonito cuando de noche ríes
El perro se volvió loco al presenciar la escena del crimen y el crimen ejecutándose
No me digas palabras tristes bajo esa dictadura que ya es triste la vida para vivirla en silencio
Mi perro se olía el asunto y cantaba
Por la longitud de unas piernas el mundo se ha perdido en un callejón sin salida como coche abandonado
La cama dura descansa de tanto retorcerme el cuello. Maldita cama que dura más que la vida de este cuerpo infeliz
Póngame cada día un primero de mes sobre la mesa para saber lo que es la realidad
La visión se pone de manifiesto al posarse sobre las cosas un poco el ojo torcido
Pásame tu intención que voy a hacerme hoy un texto
Aproximación suficiente como para tener un fenómeno paranormal entre eso que somos
Aunque luego suframos de combustión espontánea en cada encuentro
Da igual que hagamos el amor levitando a un metro de la cama
Los asesinos suelen adivinar el futuro de sus víctimas
Metáfora, alegoría, sinécdoque, litote, hipérbole de mí
Producto de tu presencia me encarno
Si alguien abandona un viaje resulta imposible salir de él pues le queda el viaje de retorno que es aún un viaje nuevo y trascendente
Que la sucesión de tú y yo, de mí y de ti, no parezca separación es debido al espejismo de creernos no uno sino dos
Abanico de cartas escritas a cuatro manos, las tuyas amorosas, las mías apasionadas, todas ellas sobre nuestros cuerpos, abriéndose y cerrándose abanico
Sopla en la superficie algo así como aire con clara intención de levantarme la piel
Ni los números de tu teléfono, ni los números de tus cuentas, de correo y de banco, dan señales de vida, ni intuyen tu presencia
Un relampagueo de hormigas, de sus alas transparentes, te llama a la tierra reciente de lluvia
Quien no ha vivido alguna vez en sueños que los números del despertador son ojos que te miran
Hace tanto tiempo que nadie me toca los ojos con las manos que ya no recuerdo cuánto tiempo hace que perdí el contacto humano
Con esta mala maleta que solo busca viaje, la tengo que tener encerrada en una caja fuerte sin combinación ni llave
Al igual que el amor, incluso el amor más apasionado, no tiene intención de amargarte la vida
Deshacerme de mi primera condición; y de la cuarta; y de la que hace veinte. ¡Tengo tantas condiciones por venir en donde de antemano podría reconocerme!
Atrapado en las respuestas giratorias
El momento cero del que he sido parido fue siempre un completo desconocido e impertinente
Las caras llevan siempre un sí, un pero y un no permanente. Por si perjudica a algún interés personal oculto
La discusión relativa, a ti, a tus deseos, a mí, a los míos, pero como resulta que me suenan parecidos, relativa quedará con rasguños como consecuencia
Hagamos un reconocimiento preliminar del terreno. ¿Qué tiene usted aquí que no he visto nada igual o parecido o hermoso o vivo o alegre o queriéndome?
Replegarte sobre el volumen de la noche donde estás tú concentrada
Una apertura de libro como una apertura de historia. Real eres como cuando te he leído sobre las hojas. Ahora hoja de carne, hoja de olor, palabra, boca y labios
Te leo con mi boca dentro de tu boca en tu lengua original
Puedo jurar tu existencia. Y jurar y confieso que me traes de cabeza, de pies y manos como ídolos los adoro
Disparar disparidad para leerla al vuelo de la fantasía
Disparar al mundo fragmentado y tomar cada trozo como su reflejo
Al mismo tiempo que el seísmo las plantas de los bloques de viviendas se han desplazado horizontalmente, rotando individualmente, siguiendo la lógica del Ruby Cube
Tensando la elasticidad del límite de las cosas para que aparezcan las que están por debajo
Los espejos son elásticos. Se quedan quietecitos para no invadir todas las paredes de las casas
Brotas como una caldera ardiendo
Llegas como una ficción analgésica, como un cuerpo flojo sin peso