viernes, 8 de junio de 2012

Solo para desesperados. Decía el cartel de tu cara


Tweets del 28 mayo 2012

Después conoceré el fin del Diluvio
nací sometido a la lluvia
Siempre tuve inflamación cerebral de las meninges del corazón
Del producto recurrente e inevitable de la visión obtuve siempre un paquete bien envuelto de realidad sobre la cuál ninguna duda cabe dentro
Como todo el mundo sabe, menos yo, hoy es lunes para siempre
Estaba haciendo números redondos con raíces cuadradas y no me salían con perfecta caligrafía
Lo extraño, señor texto. Sobre todo a estas horas de la mañana. Aunque también lo extraño de noche cuando duermo
Dicen que una tal Academia no era lógica seria e idealista sino una academia de la lógica risa
Me propuso contemplar el espectáculo paródico de la muerte saltando desde un alto puente separado del suelo
De eso que se dice. Por ejemplo : Cuando las cosas salen del corazón suelen caer en el vientre, alto y bajo

Se preparaba Grecia para la gran burla de las pirámides
Y creó una parodia mitológica con nombres, pelos y señales
Los romanos no tomándosela en serio les cambiaron los nombres a los dioses burlones y conquistaron Egipto para borrar las pistas

Soy extranjero al saber,
soy extranjero a la Esfinge desconocida,
pero,
extranjero en cualquier parte,
no lo soy a mi origen y Destino inciertos

Expulsan al niño de Tebas con excusa de incesto

Si subes a la cima de una montaña bájate el cielo sin maldecir a nadie que no tenga culpa
Es triste el bosque tocando hojas, lavando ramas con aire
En tanto sitio en tanto instante devengo a mí mismo como el de antes
Subimos al monte. Pones mi cuello sobre piedra afilada. Clamas una señal al cielo. Y luego te arrepientes
Todo es como un taxi. Llegas, subes, eres transportado en lo que no es tuyo por el trayecto más absurdo, y pagas caro el viaje
Al final no sabes donde acabas
Ya se acaba la mecha. Explota el día en noche
Sí, has conseguido una cosa : que nunca más me meta en borrachera de amoríos a deshora
Solo para desesperados. Decía el cartel de tu cara