jueves, 28 de junio de 2012

Como una tullida de Saint-Germain-des-Prés


Andaba a gatas
como una tullida
de Saint-Germain-des-Prés
mas no fue ese el peor dolor