lunes, 18 de junio de 2012

Queda certidumbre de tu presencia siempre amorosa ceguera que no pide


Queda certidumbre de tu presencia siempre
amorosa ceguera que no pide pues tiene
la más divina luz en mí vivida
eterna en carne y sin ella