jueves, 28 de junio de 2012

Tenía perdida la hora por un amor público


Tenía perdida la hora
por un amor público
no pasaba por la plaza
ni por la iglesia
solo sabía cuando comían las cigüeñas