sábado, 23 de junio de 2012

En las afueras del silencio roe el hambre de amor


Tweets del 11 junio 2012

Pura sangre gimiendo en el olvido
El lado caliente de la memoria
Ese velo mudo ante el sueño de tu cuerpo
Campo de piedra
como perros que se ladran en la distancia
tanto pantano has puesto por medio
que has borrado las sombras

En la más dura adivinanza
En esa torre del amor me tienes cautivo
No es nada extraordinario morir ni vivir
al menos que la vida haya sido una sorpresa
Me conmueve el desgarro de tu boca

Vence al destino con una huida precipitada
queda solo con su cuerpo y el lugar

Se te vuelve el corazón complicado
como vida estrellada contra la cara
en un súbito encuentro
perdiste tu vida
al encontrar el amor

Todo es irse o quedarse con alguna duda de enamorado
Zen en mí como un águila roja del Himalaya
Arráncame este silencio que me tiene confundido con un tumulto de palabras
El perro de Diógenes tenía su cuerpo separado de su mente para contradecir a su amo
y ofrecerle así tema de protesta
Bendigo la tierra afortunada que te ha visto nacer
y te conserva
Planeando sobre tus bellos ojos
con una envergadura de dos metros
Como si se hubiesen separado las placas tectónicas bajo mi lago
Bailemos como dioses un baile de grullas de Manchuria

Soñador bajo mínimos
sueños fríos de aguardiente
de templos abandonados
ciudades perdidas
arena hasta media puerta
perdidos en arcaicas memorias

Ya se despierta el amor
dentro de los ojos
bosteza sin tormenta
estira sus brazos
sonríe

De la Albufeira tengo canto de fado
nostalgia de mar Pacífico
que hasta aquí no llega

Tengo calle de fábrica
chatarra, escombros y chimenea
bicicletas laborales en blanco y negro

En las afueras del silencio
roe el hambre de amor