viernes, 15 de junio de 2012

Y un gallo a millones de kilómetros que rompe todo


Estaba mezclado con sueños,
sueño,
ropa de capa, algo de cuerpo,
un poco de noche consciente de mi presencia,
algún pájaro que otro sobre una rama,
un ruido de Luna,
la rotación suave sobre los ejes imaginarios,
un viaje sideral donde la Humanidad era fantasía,
y un gallo a millones de kilómetros
que rompe todo