miércoles, 22 de octubre de 2014

Perdida en la cornisa de las alas-laberinto


Como una tarde que no existe, separada ayer del mundo, con sus recuerdos me salpica. Sueltas apiladas sus dudas me enmarañan bajo la más grande tristeza. Perdida en la cornisa de las alas-laberinto, sus nidos son gotas de sangre en el calor de las paredes.

.                                                                                      ****