lunes, 28 de julio de 2014

Tus ojos son de piedra


Tus ojos son de piedra, metáfora de la fuerza terrestre y vientre.
Son el agua caída, frágil como un descuido, almohada de mis sueños. Caídos hace tiempo se desprenden letra a letra como una máscara; con su dolor, alegres, con todos los pasos recorridos y su tiempo. Son vistos como fuente y comienzo, como comienzo y fuente, malentendidos. Si alguna vez tuvieron la luz clarividente, entonces, tú, divina, a mí prestada, predicha y clara, por ti fui adornado.

.                                                                ****