domingo, 6 de julio de 2014

El manzano de papel blanco


Por todas partes palabras,
y dos y tú.
Del otro lado, lluvia.

Escapa bajo el manzano de papel blanco una mano, una muñeca de vida o muerte, tiempo.

Tiempos de amor y núcleo, de esclavitud alrededor, y un testigo gigante y contagioso, enfermo, y muerto.

Ante tus ojos, mi causa, nueva inocencia de ese viento que cae asimilado a la duda.

¡Pero qué nos importa sino el vértigo!

.                                                         ****