domingo, 20 de julio de 2014

Desnuda como una alondra derramada


Sobrenatural, tú: volvías intacta como un instante.
Llegada como un experimento de la noche,
apareciste como la crisis de una casa,
como algo ocurrido siempre.
Y viendo que conocías todos los tiempos me entregaba.

Tú, imagen siempre fugitiva,
buscabas,
no sabemos.
Posado tu regazo, tu imagen tocaba tu pelo como un peine de cultivo,
y en tu nuca desemboca como una almendra en mi boca;
embrujada, y tú, desnuda como una alondra derramada.

.                                                        ****