viernes, 11 de julio de 2014

La belleza que te inventaste en el olvido


Reír, reír, estremecer.

La belleza duele. La belleza que te inventaste en el olvido.

Fácil.

Hemos salido fácil de los silencios que tú creías.

En mis torpezas, en el altísimo sueño, fruta agua fruta
y un lugar cercano.

Fácil tu cuerpo de agua salada con sabor solitario.

Detrás de ti desnuda te quitaste el llorar y reí, íntima, fracasada, reí.

Ella cortaba los mapas para viajar en el Destino.

Sale el viaje de amor rojo e invasión nueva en ese momento de las horas de un estar siempre.

.                                                                    ****