martes, 22 de julio de 2014

Como cuando un poema de papel escucha el horizonte


Estamos como recuerdo que cuelga en el museo de los sueños, como cuando un poema de papel escucha el horizonte y la vida sigue y tiembla sacudida por los recuerdos. Y siempre fuimos: pero tú, y yo contigo; pero tú: y yo qué sé. Que me ames y duela, como abriendo el dolor. Y yo que sé. Con el ruido del tiempo embrionario. Con el principio de las patas, con su vergüenza, con su cuello ofrecido, con su grito; con tu cuello, con tu entrega.

.                                                                  ****