domingo, 10 de junio de 2012

De rozarnos a la altura de las palabras tenemos filos en los labios deshilachados


Tweets del 30 mayo 2012

Vivir como la nieve
de agua, sol y aire
vivir contraído
caído y disuelto
agua y piedra
caída del viento
te deja el cielo azul
allí donde fue agua o nube

Vivir como árbol quemado con futuro de fuego
de tus piernas lumbre
zapatos quemados
manos ofrecidas a la llama
sueño y temor de cama

Ni que tu pelo fuese astros pensando en mí
orbitando en tu cabeza
dándome la cara de planeta
corriendo en círculos para llegar antes

Hace un mundo que vuelo
tan rasante que llevo tierra en los bolsillos
Convócame en tu círculo como si fuera un destino

Ese escarabajo de habitación
vino para llevarte rodando
al jardín donde vives
bajo la herida

Nadie puede ignorar que toda indiferencia es fingida
Tan limpia como la sangre. Y palabra que te digo palabra que olvidas
Aprisa, aprisa, que estoy torpe para los besos
Del límite de velocidad de los gritos
Estoy en el tiovivo de los torpes
Cuando se ha visto una voz de color o de esparto. O andar con la boca
O andar de cabeza. Si ya los pies sirven de poco o en la cama

Nunca dudé que el amor era el causante de los eclipses

El transporte de una persona de un lugar a otro es una simple pericia imaginaria
fácilmente realizable, sin ningún coste energético,
agradable y, en algunos casos, reversible

Tómese el concepto orquesta,
muchos instrumentos,
aire, palos, dedos en abundancia
Ejecútese una sinfonía en LA mayor,
y no necesitará entrada, butaca,
codo vecino, tos entre notas,
algún que otro sueño, alguna somnolencia,
ni olor a piel viva o a zapatos nuevos

Espérame, allí donde el viento es raso
rasa la memoria
minúscula como un recuerdo diario

Muchacha, mujer crujiente
helado, caramelo, hielo
marrón cucurucho
donde no se clava el diente
Muchacha, mujer, que nunca lloras

Mar en Cabo Rojo cojo de algún pirata que pasó
Mar Amazona sin pecho izquierdo cortado por una ola
Mar en ristre zurce el agua con telas de vela
Os va a llover el mar encima

De rozarnos a la altura de las palabras tenemos filos en los labios deshilachados
Hágase en mi carne tu voluntad pero hágase en pequeños plazos
Los columpios sí que saben de altos vuelos de vestiditos de infancia
Dicen que la mar brava brama como un ciervo. Y eso cuando ocurre de noche lo confunden con sirenas
Por generaciones el terror vive escondido después de la masacre
Quiero acabar con la vida del día. Déme un revolver, una soga, un puñal. Imagino que esto no será considerado un grave asesinato