martes, 31 de enero de 2017

Estábamos en el descuido del erotismo

Surges escondida en tu alma participando del milagro. Estábamos en el descuido del erotismo, hermosa como una hoja al sol. Me rodeabas con tus brazos de agua, abierta como tu voz. Nuestros cuerpos, sorprendidos en la tormenta, goteaban como un divino misterio. Supe que tenías llagas por el roce de mi lengua. Y sin embargo, te percibí absoluta.