viernes, 6 de enero de 2017

Y en el vértigo, la niebla ciega

Murió su mirada cautiva como una hoja seca tras la tormenta aplastada por la pesadez del aire. Ahora las nubes cortan las torres del silencio. Y en el vértigo, la niebla ciega los ojos antes vistos. Hacen callar las mudas aguas que ya no coinciden con nada.