viernes, 31 de julio de 2015

Viaja mi mano hasta tu nombre



Y el óxido del amor se refugió en el tiempo. Cayó en decadencia el brillo de nuestros cuerpos. Es exhausto el despertar: es un tiempo de guerra. Viaja mi mano hasta tu nombre. Y en un lugar del límite de repente te pronuncias.