jueves, 9 de julio de 2015

Como un regalo ciego a la distancia.



Te extraño. Reconozco que extraño tus manos; que el amor que nace de la vida me avisa, me sorprende, me halaga, me espera, me hace raro y sorprendente el instante. Te extraño como el que adivina la sorpresa, como los ojos desiertos y volando, como si amanecer no fuera independiente. Te extraño como un regalo ciego a la distancia.