miércoles, 22 de julio de 2015

El malvado silencio de lo que ya no existe


Al abrir la despedida nos encontramos al malvado silencio de lo que ya no existe y fuimos. Entonces, en nuestros labios disimulados, corrió la duda, corrió el tiempo dormido sobre las horas secas.