lunes, 30 de mayo de 2016

Se te cae el sombrero sobre mi pecho

Te levantas y sigo jadeando bajo tu erguido cuerpo. Se te cae el sombrero sobre mi pecho. Siento tu olor sobre su cinta, su humedad aún goteando. Me haces señal de haberme vencido: un gesto de mano, nada más. Sonríes. Sonrío. Tomo tus tobillos con ambas manos y noto la tensión de tus piernas. Haces un gesto con tu rodilla hacia mi boca. Lo evado como si fuese a llegar a mis labios. Bien sé que no lo harías; pero estás tan triunfal que se te ha escapado. Sobre tu rodilla te respondo como se lanza una canica con el dedo. Pones cara de no ser un juego. Pongo cara de que lo sé. Pones cara de ah me creía. Y te sientas sobre mí para que quede todo claro.