lunes, 23 de mayo de 2016

Desaparecen mis corruptos brazos

Me vino la vanidad por el amor que tú me das. Ya sé que soy ridículo ante el tiempo. Ya sé que estuve perdido en tu ignorancia. Pero ahora, sabida y presente, desaparecen mis corruptos brazos de la orilla de tu cama.