viernes, 27 de mayo de 2016

Has borrado la tristeza de las ventanas

Has borrado la tristeza de las ventanas. Y otras veces, tu vestido te pones, y tu cuerpo fresco, y tus pies desnudos, y el suelo te canta. Levanto de pronto los ojos y tus talones llaman a mi deseo, ese jardín de tu boca. Voy por el sendero de tu mirada, donde el mar se detiene, donde crecen las plantas, voy verde reluciente.