sábado, 7 de mayo de 2016

En esta magia de los primeros juegos

En esta magia de los primeros juegos, al escondite en los árboles, entre matorrales me lanzas el sexo. Y yo, y yo, que no soy manco, tomo las hebras de tu cuerpo y te hago un tejido de ensueño.