viernes, 4 de marzo de 2016

Hace la jungla del sueño

Esos malos sueños impuros, profundos y funestos, disfrutan, sabe Dios porqué, entrando en la vida, tomándola como suya y produciendo en el alma desastres. Se toman como divinas profecías del futuro. Se hacen caminos reales en dirección a la conquista. Después de la invasión, a veces, el durmiente no despierta y sigue viviendo en la real ilusión de estar vivo. Hace la jungla del sueño estos milagros.